¡Para conservarlos!

Los conservantes son a menudo concebidos por los consumidores como químicos perjudiciales modernos. Pero su papel principal, de hecho, es protegernos. La comida debe estar protegida frente a microorganismos para ser segura, apetecible y sabrosa durante más tiempo. Y así ha sido durante siglos: nuestros antecesores ya ahumaban o salaban la carne para poder conservarla en buen estado.
Las principales causas del deterioro de los alimentos son: oxidación, temperatura, luz y el crecimiento de microorganismos como bacterias y hongos. Hay varias formas de preservar la comida: congelación, deshidratación, enlatado, etc., pero también añadiendo antioxidantes. Para preservar la comida y protegerla del crecimiento de microorganismos como hongos, y alargar así su periodo de conservación, usamos unos aditivos alimentarios llamados «conservantes».

Los conservantes se añaden para alargar el periodo de conservación de alimentos y protegerlos frente a microorganismos. Los antioxidantes son substancias que alargan el periodo de conservación de los productos y los protegen frente a la oxidación (por ejemplo, enranciamiento de las grasas y cambios de color).

¿100 % químicos?

No siempre. Cuando cocinas, ¡tú también usas conservantes! ¿Sabías que a menudo se utilizan los vinagres por sus propiedades conservantes? Además, uno de los conservantes más utilizados, el ácido sórbico (E200) también está presente en la naturaleza en los Sorbus, una planta de la familia de las rosáceas. También usamos su sal, sorbato o E202 en las grasas untables.
Todos los conservantes que utilizamos, ya sean naturales o químicos, están evaluados y supervisados por instituciones tanto europeas como a escala mundial para garantizar su seguridad. Descubre más sobre los números E y su regulación aquí.

Los conservantes ayudan a reducir los residuos alimentarios

Tal y como esperan sus clientes, hemos decidido no usar conservantes en nuestra Clean Label, aunque para algunos productos no podemos ofrecer una alternativa Clean Label. En las margarinas bajas en grasa, hemos añadido E202 (sorbato) para que los consumidores tengan tiempo suficiente de consumirla antes de la fecha de caducidad. Para estos productos, el sorbato forma parte de nuestro equilibrio «Lo mejor para ti», hasta que encontremos una solución más óptima. El hecho de evitar el uso de conservantes en los productos donde todavía son necesarios hace más complicado limitar los residuos alimentarios en varios eslabones de la cadena logística. 
Para nuestros productos de panadería y pastelería, usamos técnicas de congelación para preservar los productos de forma natural. Y nuestros productos normalmente se consumen poco tiempo después de su descongelación. Así, podemos garantizar el mejor equilibrio de SABOR sin utilizar conservantes.

Otra forma de conservar.

Los equipos de I+D de Vandemoortele están en constante búsqueda de nuevas alternativas para preservar la comida. ¡Estate atento a las últimas novedades de Vandemoortele!